Today is Friday, October 24, 2014
Today's date:
Friday
October 24, 2014
Friday, October 24, 2014
10/24/2014
Friday
10/24/2014
Home
Medical Staff
Online Forms
Log In
Research

en ESPAÑOL


Privacy Policy

This notice describes how medical information may be used and disclosed, and how you can get access to this information.
Click here for more information.

Announcement
Main Number
(504) 371-0071

Referrals
(504) 371-0993

Account Information
(504) 371-0994 or (504) 371-0997

Appointments
(504) 371-0995

Pediatric Services

UiNO provides a full range of pediatric urological services under the direction of our qualified staff members.



Cálculos renales
 
Información básica
Los cálculos renales son acumulaciones similares a piedras que se forman a partir de sales minerales, y pueden llegar a alojarse en el riñón o en el conducto renal.
Si no se tratan, los cálculos que bloquean el flujo de orina pueden dar lugar a complicaciones serias, incluyendo infecciones recurrentes y lesión renal.
En muchos casos se puede prevenir la recurrencia de los cálculos renales con cambios simples en el estilo de vida, como beber más agua o cambiar la dieta personal.
Los cálculos renales son acumulaciones similares a piedras que se forman a partir de sales minerales que existen naturalmente en la orina. Los cálculos urinarios se forman más frecuentemente en los riñones y por esta razón a veces se los llama cálculos renales. Sin embargo, estas piedras urinarias (o cálculos) son clasificadas con mayor precisión de acuerdo a dónde se descubren primero, en los riñones, los uréteres (conductos renales), o la vejiga.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Los síntomas de cálculos urinarios generalmente aparecen súbitamente. Estos incluyen:
  • Fuerte dolor de espalda;
  • Nauseas y vómito ocasional;
  • Imposibilidad de estar parado, sentado o acostado cómodo; y
  • Sensación de ardor intenso durante la micción o sangre en la orina.
Otros síntomas pueden aparecer debido a una infección producida por el cálculo. Estos incluyen:
  • Escalofríos y fiebre;
  • Orina turbia y de olor fétido; y
  • Micción sumamente dolorosa.
CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

Distintos tipos de cálculos urinarios tienen diferentes causas. Por ejemplo:
  • Cálculos de calcio: Los cálculos de calcio, la forma más común, se presentan cuando hay exceso de calcio u oxalato en la sangre. Tomar ciertas drogas o exceso de vitamina D puede aumentar las concentraciones de calcio. La genética o una dieta rica en alimentos ricos en oxalato como la espinaca pueden elevar los niveles de oxalato.
  • Cálculos de ácido úrico: El ácido úrico en exceso, un subproducto del metabolismo de las proteínas, puede cristalizarse en forma de cálculos.
  • Cálculos de estruvita: Los cálculos de estruvita son creados por bacterias que infectan el tracto urinario, y generalmente aparecen en mujeres.
  • Cálculos de cistina: Estos cálculos poco frecuentes ocurren en personas con una enfermedad hereditaria que hace que los riñones excreten grandes cantidades de ciertos aminoácidos.
Según una estimación, 1 de cada 10 personas desarrollará cálculos urinarios alguna vez en su vida. Los factores de riesgo incluyen:
  • Género: Por lo general, los cálculos se desarrollan en hombres, quienes son 2 a 3 veces más propensos que las mujeres a desarrollar este problema;
  • Edad: La mayoría de los cálculos ocurren en hombres de entre 40 y 60 años;
  • Estilo de vida: Los factores incluyen sedentarismo, hacer una dieta rica en proteínas animales; y no beber suficiente agua. Antecedentes familiares; y
  • Infección crónica de las vías urinarias.
DIAGNÓSTICO

La mayoría de los cálculos se descubren después de que causan los síntomas.

El médico comienza con un examen físico para descartar cualquier otra enfermedad seria, como la apendicitis aguda. Se realiza un análisis de orina para determinar si hay infección o sangre. El médico hace una serie de preguntas sobre historia médica y hábitos en el estilo de vida, como la dieta y también el ejercicio.

Luego, el médico trata de localizar el cálculo y determinar su tamaño. Es posible que indique los siguientes estudios:
  • Radiografía: Una placa radiográfica tradicional del área pélvica, riñones y vejiga es por lo general suficiente para localizar los cálculos urinarios.
  • Pielograma intravenoso: Para este tipo de radiografía, se inyecta una tintura de uso médico en el torrente sanguíneo para lograr contraste visual en la radiografía, permitiéndole al médico ver con claridad el cálculo y evaluar el grado de obstrucción.
  • Tomografía computada (TC): La TC brinda radiografías de alta resolución y puede verificar la ubicación del cálculo y el grado de obstrucción sin necesidad de tintura de contraste intravenosa.
METODOLOGÍA DEL TRATAMIENTO

Los cálculos urinarios se forman más frecuentemente en los riñones y por esta razón a veces se los llama cálculos renales.
Los cálculos urinarios se forman más frecuentemente en los riñones y por esta razón a veces se los llama cálculos renales.
Todos los cálculos urinarios deberían tratarse para evitar complicaciones serias, e incluso fatales. El tratamiento varía de acuerdo con la localización, el tamaño, y la composición química del cálculo.

La mayoría de los cálculos pequeños finalmente se expulsan del cuerpo por sí solos. Por este motivo, al paciente con cálculos pequeños se le recetan medicamentos para el dolor y se lo instruye para que tome todo el líquido que pueda para ayudar a expulsar el cálculo.

Si el cálculo representa una amenaza para la salud del paciente, si el dolor se vuelve continuo, o si el cálculo no se expulsa en un tiempo razonable, se puede extraer mediante procedimientos. Entre ellos:
  • Litotricia: En este procedimiento, las ondas de sonido creadas fuera del cuerpo pulverizan el cálculo dentro del cuerpo;
  • Ureterorrenoscopia: La ureterorrenoscopia permite al cirujano visualizar y extraer los cálculos a través de la abertura urinaria. Una vez que el cálculo se ha localizado, el cirujano puede asirlo con pequeñas pinzas y extraerlo, o lo fragmenta usando ondas de sonido o láser; y
  • Cirugía.
ESTILO DE VIDA

Dependiendo el tipo de cálculo, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a evitar la recurrencia. A la mayoría de los pacientes se les aconseja beber grandes cantidades de agua: más de 14 vasos al día. Dado que el alto consumo de pescado, carne o ave puede provocar cálculos, también se puede recomendar una dieta con bajo contenido de proteína animal.

Copyright © NorthPoint Domain, Inc. All rights reserved.
This material cannot be reproduced in digital or printed form without the express consent of NorthPoint Domain, Inc. Unauthorized copying or distribution of NorthPoint Domain's Content is an infringement of the copyright holder's rights.



Medical Glossary
Word to look up:
The results will appear in a new window.

Sign Up!


Terms and Conditions | Feedback | Privacy Statement
Developed and hosted by Urology Domain.
© Copyright 2000-2014. NorthPoint Domain Inc. All rights reserved.
ICS-PR-WEB01